El universo de juego simbólico que se abre con este material es infinito y va mucho más allá de lo que uno puede ver en un cubo de cartón.

¡Tenemos mucho por seguir descubriendo!

Compartimos algunas imágenes